Sabores de la Comarca de Antequera en Oriente Medio
Noticias

Sabores de la Comarca de Antequera en Oriente Medio

Economistas, instituciones y administraciones públicas llevan años hablando de la importancia de la internacionalización de las empresas andaluzas para elevar el crecimiento socioeconómico de la región.

Uno de los puntos del planeta donde más se ha puesto el foco en los últimos años ha sido en Oriente Próximo, hasta el punto de que en casi una década las transacciones comerciales entre Andalucía y los países árabes han crecido un 30%, según datos de Extenda, la Agencia Andaluza de Promoción Exterior

Desde el sello Sabor a Málaga, que promueve la Diputación, también están trabajando en incrementar las exportaciones a esta zonas del planeta y ya comienza a ser habitual ver en los lineales de grandes superficies de países como Arabia Saudí o los Emiratos Árabes Unidos productos como aceite de Alameda y de Antequera, desde donde también se envían aceitunas.

Envasado de Aceitunas ChicónLas que envasa Aceitunas Chicón llevan ya dos años años abriendo mercado en estos países. Comenzaron enviando un contenedor a un cliente de Arabia Saudi, con más de 15 toneladas. Al año siguiente le pidieron dos y en la actualidad tiene un acuerdo para enviar uno cada tres meses. Además, ya está trabajando con otros dos clientes a los que se les mandarán otros dos contenedores próximamente. 

Por el momento, el envío hasta Arabia Saudí sólo va suponer este año un 5% de su producción, aunque confían que este porcentaje se pueda llegar a duplicar en próximos meses, si se van cumpliendo las expectativas de crecimiento en estos países. No obstante, desde el organismo provincial también están trabajado para llevar este aperitivo tan nuestro hasta Irán, a través de una las principales compañías de distribución alimentaria de ese país. 

“Significaría un gran paso. Llevamos tiempo trabajando para exportar por toda Europa pero en Oriente Medio parece que hay más perspectivas. Es un mercado más joven y abierto a productos de más calidad”, comenta a Clave Económica el jefe de producción de la empresa, Fernando Chicón.

Estas aceitunas, con el nombre de Abuela Antequera, llegaron por primera vez a Oriente Próximo de la mano de Málaga Trading, una plataforma de negocios internacionales dedicada, entre otras líneas de trabajo, a la exportación y a la intermediación de distribuidores en países árabes con compañías que quieren llevar sus productos agroalimentarios hasta este punto del planeta. Actualmente, junto con las olivas de Chicón, están ayudando a exportar almendras producidas en tierras malagueñas, aguas minerales y quesos de la Sierra de las Nieves, y ya están trabajando con otros quesos de Campillos.

Tampoco falta en los envíos gestionados por Málaga Trading el aceite de oliva virgen extra, como Esencia de olivo, producido por la empresa Rioliva, de Alameda, ciudad natal del gerente de esta plataforma, Jaime Delgado. Como señala, en estos países, llegan apreciar tanto los zumos de aceituna de máxima calidad que se producen en España, que lo considera casi más “un remedio medicinal natural” que un alimento, gracias a sus propiedades saludables tan destacadas. “Saben lo bueno que es cocinar con este aceite o tomarlo en crudo. Lo aprecian más que nosotros, porque no lo tienen”, incide.

Otro de los exportadores de aceite virgen extra de la comarca de Antequera a Oriente Medio es Dcoop. Asimismo el grupo empresarial se ha situado como el líder en la distribución de aceitunas de mesa en este punto del planeta. Los datos hablan por si solos: 3 millones de kilos de aceitunas a Arabia Saudí, 2 millones a Emiratos Árabes Unidos, medio millón a Omán; al margen de sus envíos a Baréin, Catar, Kuwait y Yemen. 

 

Promoción de Molletes San Roque en un supermercado de Arabia SaudíI+D+i y producción ecológica

Los molletes de Antequera también han llegado a Oriente Próximo. Ya lo hicieron el pasado año a Arabia Saudí con la colaboración de la Diputación de Málaga, y gracias a una de las mejoras introducidas por el Grupo San Roque: un sistema de envasado con atmósfera protectora, para conservarlo durante 30 días desde que que se fabrica, dando así tiempo más que suficiente para su distribución por estos países. 

El objetivo de estas mejoras, como apunta el jefe de producción de la compañía, Guillermo Ramos es trasladar los molletes a cualquier país donde se esté exportando “sin alterar sus propiedades”. Incluso también han conseguido que los piquitos de San Roque se puedan conservar en su actual envasado durante tres meses. Igualmente se pusieron manos a la obra en Aceitunas Chicón para prolongar la calidad y las características organolépticas de sus productos, al margen de transportes transoceánicos. El trabajo dio sus frutos y comenzaron a producir sus olivas pasteurizadas para alagar su fecha de caducidad hasta los cuatro años.

En este sentido, Delgado hace hincapié en la necesidad de seguir potenciando la investigación y la innovación en este sector. Asegura que en Málaga, como en el resto de la región y el conjunto del país, “tenemos muy buenos productos, pero necesitamos darle una vuelta de tuerca, para seguir evolucionando”. Eso sí, también destaca la calidad respecto a la competencia extranjera, ya que si no fueran tan buenos “no crecería la exportación española como lo está haciendo ahora mismo”.

De cara al futuro, la otra gran apuesta que ven necesaria en Málaga Trading es incrementar la producción ecológica y sostenible con el medio ambiente. En los países de Oriente Próximo, el consumo de lo que allí denominan alimentos orgánicos va en aumento año tras año. De hecho, en Emiratos Árabes Unidos las ventas en 2013 rondaron los 16,3 millones de euros y para este año se espera que se superen los 21 millones. Por lo tanto, todo lo que sea producir en una “línea eco”, incluyendo embalajes y recipientes biodegradables y respetuosos con la naturaleza, tendrá buena salida en estos países, debido a su alta demanda. Y es que, a pesar de que este tipo de productos también suele tener un coste mayor que los convencionales, finalmente acaban llegando a puntos de venta donde acuden compradores con mayor poder adquisitivo.

 

Florido (izda) y Delegado (centro) en una visita a Manuel MarketEmpuje institucional

Uno de esos puntos de venta, por ejemplo, son los supermercados de la compañía Manuel Market, de Arabia Saudí, primera cadena de establecimientos ‘gourmet’ fuera de España en adherirse al sello Sabor a Málaga. Hace poco más de dos años alcanzaron un acuerdo con la Diputación para la venta de productos agroalimentarios que cuentan con este sello de calidad provincial, entre los que también están las naranjas del Valle del Guadalhorce o el chivo lechal.

Con este tipo de misiones comerciales, desde el organismo supramunicipal pretenden ayudar a los productores a implantarse en puntos donde apenas podrían llegar, casi imposible en la mayoría de los casos. Otra vía es dándoles presencia en ferias internacionales como Foodex, que tiene lugar en Arabia Saudí, o la Gulfood, que se celebra en el emirato de Dubai, y a la que no falta tampoco el grupo Dcoop. A este trabajo institucional, se une la actuación de compañías privadas como Málaga Trading, que desarrollan su actividad como intermediarios.

La calidad de productos agroalimentarios de la Comarca de Antequera y del resto de la provincia, respaldados por el sello Sabor a Málaga, hace que sean de por sí competitivos en los mercados internacionales y acaban siendo rápidamente aceptados por el público local, ya que la fama de la dieta mediterránea les precede. Sin embargo, en los últimos meses también se ha querido hacer un mayor hincapié en sus propiedades organolépticas y beneficios para la salud, organizando varias demostraciones culinarias en cadenas de televisión de estos países, con cocineros locales, consiguiendo así también introducirse en el sector hostelero.

Todo ello hace que para el diputado provincial de Desarrollo Económico y Productivo, Jacobo Florido, las misiones comerciales que diseñaron para Oriente Próximo estén siendo “un completo éxito”, y eso que no eran pocas las voces que pensaban “que estábamos siendo muy ambiciosos” con este tipo de promociones internacionales. Aunque, “al final se ha comprobado que con productos de calidad, en el momento que le damos ese empujón a las pymes, acaban teniendo éxitos”, subraya.

Además de la calidad, otras de las características que destacan desde la Diputación de estos mercados en Oriente Próximo es la exclusividad, lo que consideran puede ser una ventaja para el producto de las pequeñas y medianas empresas malagueñas, ya que tienen la oportunidad de exportar su producción a un mercado que les brinda grandes oportunidades de expansión y de negocio.

Durante el inicio de estas misiones comerciales, Sabor a Málaga centró su labor promocional principalmente en Arabia Saudí, pero se está extiendo también a Catar, donde los responsables provinciales también han mantenido una serie de reuniones y encuentros de trabajo con representantes de empresas e instituciones como el Convention Bureau de este país.

 

Reunión con productores de Sabor a MálagaIncentivar a pequeños productores

El organismo supramunicipal ve la implantación de los productos Sabor a Málaga en Manuel Market un primer paso para adentrarse en la denominada región MENA (siglas en inglés de Oriente Medio y norte de África) y aprovechar así “sus inmensas oportunidades de negocio”, como les expresó Florido a productores de la provincia, durante un encuentro en marzo de 2016 en el que se les dio a conocer estas misiones comerciales.

La reunión pretendía incentivar la exportación entre el empresariado que forma parte de este sello gastronómico, conociendo así también quiénes estarían dispuestos a dar ese paso. Y es que, a pesar de la inversión inicial que pudiera requerir, por ejemplo, producir con etiquetas en árabe, desde Sabor a Málaga “nos comprometemos a facilitar en todo lo posible esta labor”, según les comentó Florido.

Al margen del apoyo institucional Delgado está convencido de que con las exportaciones, los pequeños productores de la Comarca de Antequera podrían lograr importantes beneficios, aunque puedan llegar a pensar que los costes que supone llegar hasta estos países no compense la inversión inicial. En primer lugar, en estos países, están dispuestos a pagar un mayor precio por productos de alta calidad agroalimentarios, especialmente si tienen una certificación ecológica. De todas formas, aunque parezca que, a priori, no se vaya a ganar -“que no es cierto, que siempre vas a ganar más”- una compañía que exporta acaba siendo más competitiva, porque al ampliar la producción para enviarla a otros países acaba abaratando costes de fabricación, lo que consecuentemente va a permitir o bajar el precio del producto en España o tener más margen de beneficio de mantenerse el precio de venta.

Desde Málaga Trading también quieren poner su granito de arena para que esas pequeñas y medianas empresas pierdan el miedo a la exportación, preparando cursos y charlas donde dar a conocer los requisitos y los pasos burocráticos necesarios para esta actividad económica. “Muchas personas no saben cómo hacerlo. Otras ni si quieran se lo plantean porque piensan que no pueden”, comenta el gerente de esta compañía de negocios internacionales, que espera así poderle “abrirle los ojos” a estas pymes.

De hecho, como señala, en determinados aspectos los pequeños productores pueden tener más facilidad para comenzar a enviar productos al extranjero, que otras grandes empresas. Un ejemplo que pone Delgado es precisamente el etiquetado, ya que hay compañías que no están dispuestas a tener que preparar un diseño nuevo, en otro idioma, sino es para un gran pedido. “La pyme sí lo puede hacer porque los procedimientos de producción no son tan complejos y se puede trabajar con ellas”, apunta.

 

Apuesta local 

La idea de Málaga Trading es ponerse en contacto con los ayuntamientos de localidades de la comarca para ir desarrollando estas cursos y charlas en próximas fechas. Delgado está convencido de que una mayor apuesta por la internacionalización de los productos de la comarca de Antequera acabaría redundando de forma muy positiva en las economías locales, y quiere colaborar con esta meta. De hecho, no sólo trabaja para dar a conocer allí las bondades de los productos de aquí, sino también atraer a inversores extranjeros que desean llegar a España y que lo hagan apostando por esta zona del norte de la provincia de Málaga.

Y es que, aunque sus viajes hasta esa zona del planeta son continuos y pasa parte del tiempo fuera de España, Delgado no quiere dejar a un lado sus raíces, hasta el punto de que está trabajando en un proyecto para implantar empresas internacionales dedicadas a la exportación en el vivero de empresas de su localidad natal. “Es una iniciativa mía, pero se la he querido ceder al Ayuntamiento para que Alameda esté en el mapa con un vivero con empresas internacionales”, expone el empresario.

Oficinas de Malaga Trading

Aventurarse en plena crisis

Dicen que de las crisis nacen grandes oportunidades. Jaime Delgado es un claro ejemplo de este viejo dicho muy presente en la economía y la vida de grandes emprendedores. En plena recesión económica lo tuvo claro y decidió apostar por la exportación como vía de negocio. “En España el mercado se movía poco y tenías que salir al extranjero a vender”, comenta este empresario, que comenzó a desarrollar Málaga Trading, en el que realiza negocios en tres pilares fundamentales: inversiones internacionales; exportación de productos agroalimentarios, a partir de la demanda de los países en los que trabajan, y la internacionalización de empresas, ofreciendo sus servicios a quienes buscan implantarse en los países donde están ellos, facilitando así su ‘aterrizaje’, al ayudarles en la gestión de documentación, tramites burocráticos, búsqueda de socios locales, etc.

Oriente Próximo se ha convertido en su centro de operaciones. Trabajan con varios socios internacionales en la capital de Arabia Saudí, Riad, y en la segunda ciudad más poblada del país y con el mayor puerto de la región, Yeda; así como en el emirato de Dubai y en el Líbano. Y en España, además de su oficina en Alameda, también tienen apoyos en Madrid y Marbella.

Su principal ventaja, como apunta Delgado, es que cuentan con una infraestructura internacional de comercialización que para muchas empresas productoras de Málaga, la mayoría pymes, sería impensable tener. Sin embargo, su servicio se convierte en el puente entre Málaga y Oriente Próximo a través de sus socios comerciales. “Y mientras más empresas la utilicen, mejor”, ya que todos salen beneficiados: Málaga Trading amplía su abanico de proveedores, siendo más competitiva, y los productores colocan sus alimentos donde jamás pensaban que podían llegar, además de abaratar los costes de exportación.

Málaga Trading, además, está interconectada con otras plataformas internacionales, lo que permite el intercambio de contactos y una intermediación más fluida. Así, por ejemplo, si una plataforma busca contactar con un proveedor específico esta empresa lo localiza y analizan la demanda existente. Eso sí, como reconoce Delgado, no es fácil hacerse un hueco en los mercados árabes, ya que parte del éxito radica en mantener contactos de forma constante y fluida, visitar el país habitualmente, y trabajar con socios locales que lleven implantados desde hace tiempo. “Es cuestión de confianza, de estar mucho tiempo y de que vean que eres una persona seria”, asegura. 

¡Comparte esta noticia!

Turismo nacional: vacaciones más económicas