El reto de desestacionalizar el turismo en Antequera
Noticias

El reto de desestacionalizar el turismo en Antequera

Salvando la Semana Santa -u otras procesiones de imágenes a las que se tiene devoción en Antequera- es difícil ver las calles de la ciudad tal y como se encontraban en las noches de los pasados 13 y 14 de julio. Ese fin de semana volvía a celebrarse el Antequera Light Fest (ALF), un evento “donde la luz y el sonido se transforman en espectáculo”, como reza su lema, que nació para recordar la declaración del Sitio de los Dólmenes como Patrimonio Mundial de la Unesco en 2015. Pero también tiene otro fin: ser un reclamo turístico más en pleno verano, cuando históricamente menos visitantes han llegado hasta Antequera, y de paso recordar a vecinos de otras localidades que la ciudad “sigue estando viva” durante la época estival.

En el Ayuntamiento no pueden estar más satisfechos por cómo transcurrió la segunda edición. De cara a la siguiente ya tienen en mente seguir renovando el formato, con nuevos espectáculos audiovisuales en algunos de los principales enclaves patrimoniales y seguir extendiendo el recorrido con actividades por toda la ciudad, para diversificar al público. Son conscientes de que así no se puede disfrutar de todas las actividades en un solo día, pero con ello también buscan que los visitantes decidan estar todo el fin de semana en Antequera -en el que también se celebra el festival gastronómico de ‘food truck’-, “lo que hace que la repercusión económica del mismo sea muy importante”, como reconoce a Clave Económica el concejal delegado de Hacienda y de Patrimonio Mundial, Juan Rosas.

Por el momento, y a pesar de algunas que otras aglomeraciones puntuales que se dieron en determinados espacios, no teme que el Antequera Light Fest sea una actividad que, como se suele decir, acabe muriendo de éxito. Para este edil, esto ocurre cuando un evento se mantiene constante en todos los sentidos “y nosotros vivimos de la innovación y del cambio permanente”. “Así viviremos del éxito. El ALF ha venido para quedarse por mucho tiempo y seguiremos mejorando como lo hemos hecho en estas dos ocasiones”, asegura.

Renovado y con algunas actividades que en ediciones más se presentó en mayo la programación de Luz de Luz 2018. Además de ofrecer a los vecinos un plan alternativo para las noches de verano, también persigue incentivar las visitas turística en época estival, con propuestas diversas con las que conocer un poco mejor la Historia y aspectos menos conocidos de Antequera, y más si están acompañadas por otros alicientes.

Visitantes de la ruta Antequera al FrescoEl vino, por ejemplo, es uno de los que ofrece ‘Antequera al Fresco’, donde el pasado local, la música y la gastronomía se dan la mano, en un paseo por el casco histórico. La idea de sus promotores era presentar una actividad diferente con la que aprovechar el potencial del patrimonio local. Y la respuesta no puede ser más positiva: “Una actividad muy original” o “una experiencia muy bonita” son algunos de los comentarios que más repiten los usuarios, especialmente cuando llegan de fuera de las fronteras de la ciudad, aunque en la mayoría de las actividades participan vecinos, como reconoce Justine Foucun, gerente de Visita Antequera, agencia de viajes y organizadora de visitas, responsable de esta actividad que acaba sus recorridos el próximo 1 de septiembre.

Otras de las novedades de este año de Luz de Luna es 'La Flecha del Tiempo', organizada por Sondytur Viajes. Se trata de una yincana por el casco antiguo de la ciudad, en la que a través de diferentes pruebas, los participantes tienen que descifrar una clave. La idea, como explica la gerente de esta agencia, Victoria García, es ofrecer un alternativa de ocio para toda la familia, cuando cae la tarde, aprovechando el periodo vacacional de los escolares. Y es que, esta divertida ruta está pensada especialmente para el público infantil, aunque los mayores también participan activamente ayudando a los más jóvenes con las pistas para seguir el juego. “A veces, hasta hay que pararlos” comenta García sobre el entusiasmo de los adultos con esta actividad.

En este sentido, en Sondytour Viajes están muy satisfechos con la respuesta de los usuarios y ya están pensando en formas de mejorar y renovar esta ruta didáctica, donde los menores, además de divertirse acaban aprendiendo algo de Historia. El 7 de septiembre será la última ruta que organicen, aunque la idea de la agencia es prolongar 'La Flecha del Tiempo' más allá este programa de ocio y cultura de verano, con una propuesta para los centros escolares de la cuidad.

Representación del pintor Jose María FernándezDonde ya han puesto fin al programa de Luz de Luna es en el Museo de la Ciudad de Antequera (MVCA). Este año, además de mantener su mirada hacia la gastronomía de hace siglos, han redoblado su apuesta por la música, sumando los conciertos en la Logia 50 a su ciclo de Nájera Jazz, y han hecho especial hincapié en poner en valor su colección a través de ilustres personajes locales. “Creo que hemos dado un salto de calidad importante” afirma el director de la institución, Manolo Romero.

Las propuestas gustan y mucho. Y la prueba es cómo en muchas de las actividades programadas las invitaciones o las entradas se acaban agotando. Los antequeranos suelen ser el público más numeroso, aunque no son pocos los foráneos que se dejan caer por este museo municipal en las noches de verano, especialmente en los conciertos de jazz. También han notado como muchos vecinos de localidades de la Comarca, como Fuente de Piedra o Mollina -entre ellos, residentes extranjeros- disfrutan con sus actividades.

 

Más visitas

En el caso del MVCA, queda muy patente la aportación de Luz de Luna a lo que supone el conjunto de personas que pasan por sus salas del Palacio de Nájera a lo largo del año. Romero asegura que “se nota muchísimo”, ya que el programa cultural coincide con el periodo en el que históricamente ha bajado el número de visitas. Eso sí, como incide, no quieren perder de vista tampoco que entre sus objetivos están la participación de los propios antequeranos y hacer de este espacio “un museo abierto a la población”.

El año pasado fueron cerca de 5.300 las personas que pasaron por este museo municipal durante los meses de julio y agosto, alcanzando unos registros nunca antes vistos. Y de cara a este año esperan seguir elevando la cifra y demostrar que conocer el Efebo y el pasado romano de Antequera, el San Francisco de Pedro de Mena o las obras del pintor José María Fernández puede ser un buen plan de verano, y más si ya ha caído la tarde y el ambiente es algo más fresco en el entorno del Coso Viejo.

Visitante durante las Noches soñadas de la AlcazabaEn este sentido, como subraya la concejala de Turismo, Belén Jiménez, los recursos situados en pleno casco urbano, con actividades en el MVCA o rutas para disfrutar del patrimonio histórico artístico y la arquitectura civil o religiosa, “nos dan otra posibilidad” a la hora de incentivar la llegada de viajeros durante el verano. Con ese propósito nació Luz de Luna, en la que también participan entidades como Tu Historia, con actividades como sus Noches soñadas en la Alcazaba, recuperando pasajes y leyendas de la historia local andalusí. Y con esa meta, también de la mano de Tu Historia -marca de la Fundación Ciudades Medias del Centro de Andalucía- se trabaja en muchas ocasiones en promociones a pie de calle en localidades cercanas y especialmente en la Costa del Sol, “con quienes estamos muy bien comunicados”.

 

Más allá del Patrimonio Mundial

En el Ayuntamiento están comprobando como cada vez son más los visitantes que no sólo llegan hasta Antequera para ver los bienes declarados Patrimonio Mundial, como el Conjunto Arqueológico de los Dólmenes o El Torcal. De hecho, durante el balance de visitas registradas en el primer semestre del año, en los principales recursos turísticos locales, han comprobado como los espacios del casco urbano siguen creciendo -especialmente el MVCA o el Museo de Arte de la Diputación (MAD Antequera)-, mientras que han caído levemente en los monumentos megalíticos y algo más en el paraje natural.

Entienden que la meteorología adversa ha tenido en parte la culpa, al ser espacios al aire libre. Pero también consideran que, sobre todo en el caso de los Dólmenes, habría que dar una vuelta de tuerca a las actividades que se ofertan y apostar por horarios más amplios, con aperturas hasta la noche, cuando las temperaturas son más bajas. “Es importantísimo”, recalca Jiménez.

En el conjunto dolménico eran consientes de esta necesidad y este año, por primera vez, los megalitos de Menga, Viera y El Romeral se puede visitar en horario vespertino, de martes a sábado hasta el 15 de septiembre. En concreto desde las ocho de la tarde hasta las diez de la noche. Además, también se han querido sumar a Luz de Luna con visitas guiadas los jueves, a partir de las ocho y media de la tarde y observaciones astronómicas. Conciertos y cuentacuentos están completando la oferta de ocio estival del recinto, en el que esperan ampliar esos horarios cuando esté finalizado el Museo del Sitio de los Dólmenes. “Si todo va bien, será en el segundo semestre de 2020”, apunta a Clave Económica el director del Conjunto megalítico, Bartolomé Ruiz.

Turistas en el dolmen de MengaLas obras para la transformación del actual edificio en el nuevo espacio museístico, en el que poner de relieve el Valor Universal Excepcional de los monumentos megalíticos y su relación con los parajes naturales del Torcal y la Peña de los Enamorados, continúan dentro de los plazos previstos. Su fin es dar a conocer el periodo prehistórico en el que fueron construidos y lo que hizo que los Dólmenes se convirtieran en Patrimonio Mundial de la Unesco hace ya más de dos años. Pero su apertura también es necesaria para una mejor gestión de las visitas y su distribución a lo largo de todo el recinto. Y es que, aunque durante el primer semestre han descendido levemente, la extrapolación hasta el final de año les hace pensar que volverán a superar “holgadamente” las 200.000. “Estamos viviendo momentos delicados”, reconoce Ruiz, quien insiste lo fundamental de contar con el nuevo museo para dar más fluidez a las visitas, permitiendo así seguir creciendo, también en los meses de verano.

En conjunto para la concejala de Turismo, en lo que va de año, la ciudad está registrando unos “resultados espectaculares” en cuanto a visitas, máxime con las lluvias registradas. Aunque no cree que “Antequera ha llegado al techo”. Sí es consiente de que el punto de inflexión de la declaración del Sitio de los Dólmenes como Patrimonio Mundial supuso un importante aumento inmediato de los turistas, que se prolongó a lo largo de 2017, que es imposible de mantener en el tiempo. Pero sí cree que se puede seguir creciendo de forma paulatina. “Hay capacidad para seguir absorbiendo turistas”, insiste. De lo que sí está convencida es que Antequera ya no es sólo una ciudad que visitar en una jornada primaveral o buen día de otoño. “Casi se puede afirmar que se ha perdido la temporalidad”, señala.

 

¿Y las pernoctaciones?

No lo ven tan claro dentro del sector hostelero, aunque durante el primer trimestre del año se haya superado por primera vez el 50% de pernoctaciones en todo el municipio. Por ejemplo, en el Parador de Antequera la ocupación del pasado mes de julio ha sido peor que en 2017, rondando el 60%. Y las reservas para agosto más o menos están en la misma línea del ejercicio anterior: 82%. “El año pasado pasado fue un gran año para toda la hostelería. La meteorología no ha ayudado y el verano ha tardado mucho entrar”, comenta a Clave Económica Carlos Martínez, director de este establecimiento hotelero.

La inclusión de los Dólmenes, el Torcal y la Peña de los Enamorados en la lista de la Unesco sí ha contribuido en los dos últimos años a que hayan crecido el global de pernoctaciones, pero no en la línea esperada. Por ello consideran que hay que seguir trabajando para que el turista no sólo quiera visitar Antequera, sino que desee estar más días en la ciudad e incluso repetir experiencia. “Lo importante es generar destino. Que el cliente tenga la sensación de que le ha quedado cosas por hacer”, subraya Martínez.

Empresarios del sector del turismo en la plaza de los EscribanosEn el Grupo Antequera Golf también comprueban como se está atrayendo a muchos turistas hasta Antequera, pero no acaban pernoctando, en parte porque muchos son viajeros que están en la Costa del Sol que simplemente quieren conocer algo de la ciudad. “El turista cultural todavía no está bien explotado”, aseguran desde esta compañía, para quienes se deberían hacer un mayor hincapié en el trabajo promocional con los turoperadores, además de acudir a los diferentes ferias y congresos sobre turismo con estand propio por parte de los establecimientos.

Otra opción que plantean para mantener turistas, por ejemplo, durante un fin de semana completo, es ofrecer paquetes conjuntos con los principales enclaves turísticos, no sólo de la ciudad, sino también del entorno. De hecho, aseguran que a día de hoy, especialmente entre el público extranjero, “el producto estrella” es el Caminito del Rey, que está a unos 50 kilómetros de Antequera. Por lo tanto, se podrían incluir paquetes con este sendero, ubicado junto a los Embalses del Guadalhorce – Guadalteba, entre Álora y Ardales, en el que además estuvieran incluidas visitas a espacios como los Dólmenes, el Torcal o incluso la Laguna de Fuente de Piedra, para aquellos viajeros especialmente amantes de la naturaleza.

Desde el Grupo Antequera Golf también apuestan por retomar la promoción -y vieja aspiración del empresariado hotelero local- de “Andalucía sin maletas” , en la que Antequera se convertía en el 'punto base' para unas vacaciones en las que visitar algunas de las capitales u otras localidades de la región, a las que se puede llegar cómodamente gracias a la ubicación geográfica de Antequera y su nudo de comunicaciones con conexiones por autovía o ferroviarias.

Eso sí, sea un tipo de campaña u otra y abarque el ámbito que sea, en este grupo hotelero también tienen claro la necesidad de potenciar la formación y la preparación de los trabajadores del sector, especialmente si la ciudad quiere aprovecharse en un futuro de un posible 'rebote' de turistas que puedan llegar ante una saturación de Málaga y el resto de la Costa del Sol: “Antequera debería empezar a pensar en dos idiomas”.

 

Foto de cabecera: Raúl Pérez

¡Comparte esta noticia!

Turismo nacional: vacaciones más económicas

Hyperloop One: Próxima parada, Bobadilla Estación