Hyperloop One: Próxima parada, Bobadilla Estación
Noticias

Hyperloop One: Próxima parada, Bobadilla Estación

2.735 días. Este es el tiempo transcurrido entre el anuncio del Centro de Ensayos de Alta Velocidad Ferroviaria que se quería construir en terrenos de Antequera y su Comarca, en febrero de 2011, y la firma del protocolo entre Adif y Virgin Hyperloop One, con la que se ponía negro sobre blanco la intención de desarrollar también en el término municipal antequerano otro centro de pruebas, esta vez para su proyecto de tren ultrarrápido.

Entre ambos propósitos han quedado por el camino debates políticos, reproches entre el PSOE y el Partido Popular sobre quien tuvo más culpa de la cancelación del denominado Anillo Ferroviario, una plataforma ciudadana en su contra, debates sobre el futuro de la Vega antequerana, una crisis económica y la falta de apuesta tanto del sector público como privado que terminó por enterrar el proyecto y dejar escapar una inversión global que se anunció cerca de 345 millones de euros.

 

Inversión

No todo el dinero -buena parte reservado por las arcas de la Unión Europea-, acabó desapareciendo, ya que unos 13 millones se destinaron a la construcción de las naves del que iba a ser el Centro Integral de Servicios Ferroviario ubicado en Bobadilla Estación. Cinco años después de su construcción y sin haberle dado uso desde entonces, estas instalaciones de más de 19.000 metros cuadrados, pensadas como espacio para el estudio y la investigación de los trenes de alta velocidad que iban a probarse en el anillo, se han convertido en el nexo de unión de ambos megaproyectos ferroviarios.

La falta de interés por parte del empresas del sector, según aseguró en su día Adif, fue lo que provocó que el Centro de Ensayos de Alta Velocidad Ferroviaria acabara en un cajón. El alcalde de Antequera y presidente por aquel entonces del PP local incluso llegó a decir que el proyecto era “inviable”, mientras que desde el PSOE se lamentaban de las “condiciones leoninas” que se habían establecido por parte de la Administración central para la licitación de actuaciones. Ahora, la apuesta por la parte privada está clara: 500 millones de dólares -unos 430 millones de euros al cambio- ha anunciado recientemente Virgin Hyperloop One. Eso sí, también reclaman que desde el sector público lleguen apoyos en forma de subvenciones y otras ayudas económicas. En concreto unos 126 millones de euros.

 

Empleos

También hay diferencia entre uno y otro proyecto respecto al empleo que se pueden llegar a generar. Cuando se anunció el anillo ferroviario, el por aquel entonces ministro de Fomento, José Blanco, apuntó que el desarrollo del tejido económico y empresarial en la región permitiría la creación de unos 7.000 empleos. En el Grupo Municipal Socialista incluso fueron más allá y elevaban la cifra a 10.000. Con este nuevo centro para la investigación ferroviaria y el desarrollo de trenes ultrarrápidos las previsiones son, por el momento, más moderadas: El Ministerio de Fomento calcula unos 250 empleos directos “y de alta cualificación en los próximos cinco años y de cientos de puestos indirectos mediante la creación de un ecosistema económico necesario para la fabricación de sistemas Hyperloop”. La propia compañía estadounidense estima que la contratación de profesionales cualificados estará entre los 200 y 300.

Su objetivo es poner en marcha su Centro de Pruebas y Desarrollo de Tecnología Avanzada en Bobadilla Estación en el año 2020, para probar y certificar componentes y subsistemas para mejorar la seguridad y confiabilidad de los sistemas Hyperloop.

 

Sinergias (y cautelas)

Otros de los beneficios destacados de la llegada de este proyecto es la posibilidad de tener de primera mano acceso a investigaciones sobre las últimas tecnologías aplicadas al transporte, como la innovación en materiales, la producción de sistemas de levitación magnética, la seguridad en túneles, técnicas avanzadas en electrónica y telecomunicaciones, procesos complejos de operaciones de transportes en demanda, nuevas aplicaciones telemáticas entre la infraestructura y los vehículos, etc.

En el Ministerio de Fomento están convencidos de que este proyecto permitirá aprovechar las sinergias que se establecerán con el The Railway Innovation Hub del Centro de Tecnologías Ferroviarias de Adif, situado en el Parque Tecnológico de Andalucía, en Málaga. Este clúster, está formado por 60 empresas expertas en distintos ámbitos de innovación en tecnologías ferroviarias y tiene como objetivo impulsar la tecnología y el conocimiento de las empresas ferroviarias a nivel internacional, generar proyectos colaborativos basados en las necesidades del sector, atraer talento internacional, promover el emprendimiento y prestar servicios especializados.

Por su parte, el alcalde de Antequera, Manolo Barón, está convencido de que la implantación del Centro de Pruebas y desarrollo de tecnología avanzada de Virgin en las naves que Adif va contribuir a una “revalorización” aún mayor del futuro Puerto Seco. Y es que, las instalaciones estarán separadas apenas por unos centenares de metros, de la que será la mayor plataforma logística del sur de España, que funcionará bajo el nombre de Megahub Andalucía.

En este sentido, el primer edil antequerano vuelve a reclamar a la Junta de Andalucía la “máxima agilización” en los trámites para iniciar las obras del futuro Puerto Seco, para que se convierta en la “catapulta definitiva para el desarrollo económico de nuestra ciudad”, máxime ahora que se ha confirmado la llegada del Hyperloop.

Las actuaciones para construir este área logística aún no tienen fecha de inicio, a pesar del anuncio de la Administración autonómica de licitar la primera fase durante el primer semestre de 2018. El compromiso se pospuso para este verano, pero ni siquiera se ha presentado públicamente el Plan Especial.

Donde miran con cautela al proyecto es desde Asaja Málaga. Por una parte, aseguran que siempre apoyarán la aplicación de mejoras tecnológicas para facilitar la vida de todos los ciudadanos”, pero también dejan claro que lo harán con actuaciones que se desarrollen de “una manera sostenible y que su fase de investigación no se base en ocupar territorios tan ricos y generadores de mano de obra como los nuestros”.

En este sentido, desde la asociación agraria recuerdan “la gran lucha” llevada a cabo para evitar la implantación del Anillo Ferroviario, cuya ubicación “tanto daño habría hecho a nuestros agricultores y ganaderos”.

¡Comparte esta noticia!

Turismo nacional: vacaciones más económicas