El Mollete de Antequera, más cerca de convertirse en producto con Indicación Geográfica Protegida
Noticias

El Mollete de Antequera, más cerca de convertirse en producto con Indicación Geográfica Protegida

El pasado mes de octubre, el Boletín Oficial del Estado (BOE) publicó la inscripción previa del mollete de Antequera para convertirse en un pan con Indicación Geográfica Protegida (IPG). Dado que no hay habido oposición al escrito en este tiempo, la Consejería de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural ha dado un paso más hacia la consolidación de esta figura de calidad, emitiendo la decisión favorable -ya publicada en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA)- y elevar la solicitud al Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente para su transmisión a la Comisión Europea.

Desde la Consejería se asegura que el nuevo trámite es un avance “trascendental” para el reconocimiento internacional de un producto que califican de “emblemático” de la gastronomía malagueña. Archidona, Écija (Sevilla) o Algodonales, (Cádiz) son otras localidades andaluzas donde también se pueden encontrar panes planos de harina de trigo, con textura esponjosa y miga blanda. Sin embargo, el origen, proceso tradicional de elaboración y “el prestigio y la marca intrínsecos a su nombre” le han valido al mollete de Antequera, seguir avanzando en la certificación de su calidad, para un mercado cada vez más competitivo y con consumidores que demandan cada vez más garantías de calidad.

“Damos un paso importante para amparar y diferenciar a un producto de excelencia con un sello decisivo para la conquista del mercado y para la generación de valor”, ha comentado el consejero de Agricultura, Rodrigo Sánchez Haro, sobre el trámite superado esta IPG, que también se extenderá al municipio de Fuente de Piedra.

Más de cinco siglos de Historia

Los orígenes del mollete de Antequera está en los bollos de pan poco hechos que ya se elaboraban en el Al-Ándalus de plena Edad Media. Su fabricación en la localidad documentada desde 1539, fecha en la que aparece en una receta familiar de un legajo culinario, en el conocido como Libro de María Enríquez que forma parte del Archivo del Marqués de la Vega de Santa María. En el documento -guardado en el Archivo Municipal de Antequera- se alude a términos gastronómicos en los que los protagonistas son la harina, la leche y los huevos bajo el nombre de “molletes reales”.

La referencia comercial más antigua sobre su fabricación en Antequera se encuentra en un Acta Capitular del 19 de octubre de 1775 en la que se concede a Manuel Esbrí una autorización para “amasar pan francés y molletes… celándose sobre la buena calidad y peso cabal de ambas especies”. Con el paso de los años su elaboración fue cayendo deshuso, hasta que el panadero Juan Paradas Pérez, en en el siglo XX, volvió a apostar por la fabricación de pan autóctono.

¡Comparte esta noticia!

Mejorada la adherencia del firme en la carretera A-7200, entre Archidona y Salinas

Antequera quiere comenzar a recuperar la Villa Romana de la Estación desde este verano